Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

Creatividad y vanguardia bajo cero: las infinitas posibilidades del hielo seco

Publicado: 13 de Diciembre de 2017

Efecto humo

Se introduce una pastilla en una cubitera (si está desmenuzada hace mayor efecto) para mostrar la espectacularidad en la presentación de la cubitera en el comedor.

Efecto poder aromático

En una infusión caliente de frutos rojos, al añadir el hielo seco se consigue que salga mucho humo (sublimación del hielo seco en agua caliente) y se desata su poder aromático. Esta intensidad de aromatización inunda de aroma el entorno y predispone al comensal.

Poder de maceración

Añadiendo hielo seco a cualquier alcohol junto con aromáticos (cítricos, especias, botánicos…) se logra que el líquido resultante adquiera matices de los aromáticos que añadidos, ya que durante el proceso de sublimación del hielo seco, el frío hace que éstos desprendan sus aceites y aromas de manera muy efectiva. Un ejemplo puede ser personalizar un vermouth añadiendo en un infusionador piel de naranja cortada muy fina en juliana, cardamomo y romero junto al hielo seco.


Efecto carbonatador en líquidos

Se puede conseguir agua con gas de una manera rápida y sencilla. Basta con introducir agua mineral y hielo seco en un sifón. Se esperan 5 minutos, se saca la presión de gas del sifón mediante la válvula manual, se abre el cabezal y se sirve en cualquier vaso. Con esta tecnología el restaurante puede elaborar su propio refresco de cola o carbonatar el líquido que le apetezca, incluyendo por supuesto alcoholes de alta graduación (ron, vodka, whisky…).

Otro ejemplo interesante es introducir vino blanco o vino moscatel y hielo seco en el sifón, y tras una hora de espera (conservando el sifón en nevera, si es posible) se logra un vino achampanado “con un rosario de burbujas precioso”. En un restaurante, cualquier resto de vino puede convierte en champán.

Efecto carbonatador en fruta

Se introducen uvas o fresas junto con hielo seco en el sifón y tras varias horas de proceso de carbonatación, la fruta contiene carbónico en su interior (uvas con efecto champán). Este efecto se puede llevar a cabo con cualquier fruta que tenga gran cantidad de agua (kiwi, melón, sandía…).

Efecto presión (y también carbonatación)

Se elabora un destornillador (vodka + zumo de naranja) en el sifón. Se introduce hielo seco, vodka, zumo de naranja y azúcar líquido (almíbar = 1 kg de azúcar disuelto en 1 litro de agua). Se agita un poco el sifón y se espera 5 minutos. Se saca el contenido a través del cabezal en una copa cocktail y se consigue “un vodka+ naranja espectacular”, que aprovecha el efecto presión y el poder carbonatador del hielo seco.

Efecto enfriador/congelador

Cualquier líquido o puré de fruta se puede convertir en sorbete, granizado o helado (en función de la cantidad de DI), añadiendo hielo seco y facilitando su sublimación por contacto mediante una varilla mezcladora. Puede incluso elaborarse un helado de Vermouth.


Recuerda que tenemos servicio a domicilio en Madrid capital y que puedes llamarnos al 627 466 682 para informarte sin compromiso.

haz clic para copiar mailmail copiado